¿Existen los llamados superalimentos para la salud de nuestros dientes?


Uno de nuestros pacientes me preguntó hace unos días en la clínica que si de verdad existían alimentos que fueran realmente buenos para la salud de dientes y encías. Me pareció un tema muy interesante para nuestro blog, ya que últimamente estamos acostumbrados a leer que un determinado alimento es lo mejor que podemos comer si queremos perder peso, ganar masa muscular, o como en este caso, mantener una boca sana.


Al parecer su pregunta venía a raíz de un artículo que leyó en el que se encumbraban las cualidades de un determinado tipo de alimento, por lo que entre risas me confesó que le dio la impresión de que si sólo comía ese tipo de alimento, tendría una boca con una salud impecable y no tendría que venir más a la consulta.


Bien, sé que ahora muchos estaréis deseando que os diga que sí, para poder cerrar este artículo y disfrutar de una vida libre de preocupaciones mientras mascáis la alfalfa milagrosa que hará que nunca más tengáis que volver al dentista, pero la realidad es que no existen alimentos milagrosos, ya que no existe ningún alimento que por sí solo cubra todas nuestras necesidades nutricionales, ni siquiera las que competen exclusivamente a la salud de nuestros dientes y encías.


Lo que sí existen son alimentos con un contenido más elevado en los nutrientes que mantienen nuestra boca sana, y que consumidos de forma equilibrada, constituyen la fórmula perfecta para tener una boca sana, fuerte y bonita.


Es importante aclarar que un alimento beneficioso no significa que cuanto más lo consumamos, mejor. Un ejemplo muy sencillo serían las naranjas, que por su fibrosidad limpian nuestros dientes durante la masticación, y por su contenido en vitamina C favorece la producción de colágeno, que es el elemento principal de que se componen nuestras encías, pero las naranjas también son alimentos muy ácidos, y un consumo excesivo dañaría nuestros dientes.


El secreto para elegir una alimentación saludable, tanto para nuestra salud bucodental como para nuestra salud en general, es buscar un consumo equilibrado de aquellos alimentos que nos aportan los nutrientes adecuados para fortalecer nuestra salud, además de aquellos que generan un proceso beneficioso durante su consumo.

Es decir, no se trata de clasificar alimentos en valores absolutos de bueno o malo, se trata de agrupar alimentos según lo que nos aportan, y disfrutar de ellos de una forma equilibrada.


Los nutrientes más importantes que deben aportarnos los alimentos para mantener nuestros dientes sanos son:


- Calcio: Este mineral es el encargado de que nuestros dientes permanezcan fuertes y sólidos, ya que además de fortalecer nuestros dientes, fortalece nuestros huesos, que es donde se asientan los dientes. Normalmente pensamos en los lácteos cuando hablamos de calcio, ya que constituyen una muy buena fuente de este nutriente, pero también podemos encontrarlo en abundancia en los garbanzos, las espinacas, las almendras o el tofu.


- Vitamina D: Tan importante como el calcio es la vitamina D, ya que ésta será la encargada de que podamos absorber el calcio de forma adecuada, y por tanto nuestros dientes y encías puedan mineralizarse correctamente. La fuente más conocida de esta vitamina es el sol, pero también podemos obtenerla de pescados grasos (atún, caballa y salmón), los hongos (champiñones) el queso o la yema de huevo.



- Vitamina C: La vitamina C presenta muchos beneficios para nuestro organismo, pero en lo que a salud bucodental se refiere refuerza nuestro sistema inmunitario (lo que evita infecciones) y contribuye a la formación de colágeno, que es uno de los componentes principales de nuestras encías. Favorecer la producción de colágeno es especialmente importante, ya que con el paso del tiempo la producción de éste por parte del organismo va mermando, y debemos estimularla mediante una dieta adecuada. Los alimentos que más vitamina C nos aportan son los cítricos (naranja, kiwi, pomelo, etc.) aunque también podemos obtenerlo de los berros o el pimiento rojo, entre otros, para evitar que la acidez de los cítricos pueda dañar el esmalte de nuestros dientes.


- Polifenoles: Son compuestos antioxidantes que anulan el crecimiento de las bacterias que causan el mal aliento y las enfermedades de las encías. Estos compuestos están presentes, por ejemplo, en los frutos del bosque, que además tienen un efecto antiinflamatorio, que junto con el efecto antibacteriano constituyen un poderoso aliado para el cuidado y mantenimiento de nuestra salud bucodental.


Además de buscar los nutrientes adecuados que nos ayuden a conservar nuestra salud bucodental, también debemos fijarnos en aquellos alimentos que generan un proceso de consumo beneficioso para nuestra salud.


Un ejemplo de esto serían las frutas con piel (manzana, melocotón, pera) ya que consumirlas en crudo ayuda a limpiar la placa bacteriana, a modo de seda dental. La manzana es especialmente indicada para cuidar nuestra salud bucodental, ya que además de limpiar nuestros dientes, regula el nivel de acidez en nuestra boca y modifica el pH de la misma, ayudando a prevenir así la caries y el mal aliento.


Al ejemplo anterior podemos sumar las verduras de hoja verde en general, que al igual que la manzana, nos ayudan a limpiar los dientes y a controlar la acidez de nuestra boca además de fortalecer nuestras encías al requerir de un mayor trabajo de masticación para su consumo.


Recordad que unos hábitos saludables de alimentación e higiene, junto con las revisiones periódicas a nuestro dentista de confianza, son la mejor fórmula para evitar diversas patologías y mantener una boca sana y bonita.


Cuidaros mucho, y no os olvidéis de sonreír.